Saturday, July 12, 2014

PRELUDIO DE UN PENSAMIENTO, DULCES NIÑAS TERRORISTAS




El detritus de una velada nocturna, de la comida, de la bebida, de la conversación, de los chistes malos y las buenas risas, está esparcido por el mantel negro. La música de fondo y los invitados hace ya tiempo que se han ido, llevándose con ellos todos sus ruidos, sus palabras, sus buenas filosofías y sus mejores argumentos.  Las cortinas, de terciopelo rojo sangre, están echadas. Tres copas de vino, en íntima proximidad forman un pequeño grupo familiar, nosotros los últimos en darles descanso. Posos en dos de ellas, las tres empañadas por huellas de dedos que me confirman que todo ha salido fantásticamente bien.

Las dos os fuisteis a la cama hace ya un buen rato, pero yo estoy demasiado cansado para poder dormir así que estoy absorto en la nada, coqueteando con todas las ingeniosas respuestas que no di y que, como siempre, llegan demasiado tarde para ser utilizadas. Coqueteo con los recuerdos de un tiempo en el que disponía de más futuro que pasado. Sé que hay pensamientos de los que puedo escapar, pensamientos que puedo reeducar, y pensamientos que volverán una y otra vez con exquisita terquedad. Los de este momento en particular, soy consciente, son sencillamente los mismos de siempre, pero más meditados, rumiados con un vocabulario más sofisticado, un reflejo de la compañía que frecuentamos, pero en este momento pienso con palabras, preludio de un pensamiento. 





....En algún momento es como vivir en una película o en una oscura novela....

¡Brindo por ti, sí, por la exquisitez fragante y sublime! ¡Y un brindis por quienes nunca entenderán completamente las razones! ¡Belleza, no deseo conocer tu verdadero rostro! ¡Oh, horrible carroña corrompida! ¡Carroña! El cuervo no se posará para darse un banquete, ni tampoco se cubrirá de gloria lasciva alguna.

....Juego, patrón de movimientos, la realidad no tiene sustancia, ni restricciones....

¡Un brindis! ¡El brindis más glorioso por la chica  más exquisita y rencorosa! ¡Crúor! El odio se disfraza (se viste) de belleza. Mis ojos, unos ojos tan tristes, testigos una y otra vez  por los siglos de los siglos amén. Mis tristes ojos, oh, pero eternamente tristes, pues la putrefacción irrumpe para siempre, siempre, jamás un día, y no hay nada que pueda hacer para evitarlo, para cerrar la herida, ni en este momento ni en el molesto recuerdo, que no sabe de tiempo.

....Dulces niñas terroristas, brindo por vosotras! Nunca sabréis por qué. ¡Carroña! El cuervo no se posará, ni se camuflará con lascivia.... todos se camuflan con lascivia....





Si hubiera cine, si hubiera una película, yo, en algún momento, viviría como un personaje de la misma película, o acaso en mi propia oscura novela, consumiéndome, desapareciendo, por momentos más frágil cada vez hasta que dunas de polvo imperceptible engulleran éste, mi decrépito cadáver.

.... Ojos tristes, de todos modos, todo se repetirá....

¡Un brindis! ¡Levanto mi copa a la consumación del juego, pues la vida no es más que un concurso, una confusión, un patrón de movimientos. Nunca hay ganancia, nunca hay ganador y por eso, me atrevo a sugerir, la realidad no tiene sustancia, y por lo tanto, no tiene restricciones.

.... En la sala de maniquíes lo que parece cera lentamente se desliza fuera de las armaduras, con las caras de los infames ahora irreconocibles. La temperatura aumenta.... ojos de vidrio, cual canicas, se agrietan en una colisión desordenada por el suelo.... nunca hubo nada tras ellos en ningún momento....

Tuesday, June 03, 2014

KNIGHTS IN SHINING ARMOUR


Yet another not so cool lazy southern Spanish siesta afternoon and five hours hereafter, there will be action under a clear crescent moon.

“Action!”

Light years too late ghostly Tankman Johnson’s Phantom Echo Regiment of supercharged mother of pearl blue black Chieftain tanks, crewed by the sweet sexy Pretty Boys and the sweet sexy Pretty Girls, a symphony of tuned turbocharged chrome trimmed engines and canon and machine gun fire, sublime music and bonhomie, roar across the shimmering deserts of Almería, Sister Ray loud on the sound systems of each and every vehicle, deep into Al-Ándalus, and, in a storm of settling dust, ding dong, knock knock! Who's there?  



“Come to rescue The Transparent Princess….”

….The Pretty Girl, with her oh so cute nineteen sixties style pageboy fringe and pony tail, rescue her from the castle keep, The Stone Room, rescue her from despair. And all without suffering a single casualty, cuts and bruises, aches and pains apart, to the hoary hordes of mercenary priests and blind believers, martyrs of the Afterlife Paradise Enlightenment Salesman, The Born Again Priest.

“Sticks and stones might break my bones but words will never hurt me! Help them all along on their way to where they want to go is what I say! Everyone Ok? Cut! That’s a wrap! Shit, we’re all over exposed! Switch the time curves! Let’s get the hell outta here, kids!!”

But, too late, too late! For she is nowhere to be found and childish dreams of burnished steel, of gentlemen knights and gentlemanly justice turn to rust to dust, dust to dust, ashes to ashes.






The image of the Chieftain tank is a digital reworking of a 2008 painting, FOOTSTEPS ECHO, HUGE DUST, by the artist David F. Brandon © David F. Brandon, 2014

Sister Ray is a song from The Velvet Underground’s second LP record, White Light/White Heat, 1967.